Fondos de inversión

Los fondos de inversión son unos instrumentos de inversión que se encuentran en el mercado desde hace tiempo. Ahora mismo son una de las maneras de inversión ‘tradicionales’ más recomendables.

Actualmente los depósitos bancarios ofrecen rentabilidades muy bajas o incluso ninguna rentabilidad. Y para invertir en bolsa normalmente es necesario disponer de unos sólidos conocimientos financieros y darse de alta en una plataforma para entrar en el mercado con unos costes de gestión bastante elevados.

Básicamente, los fondos de inversión consisten en la agrupación de un determinado número de inversores que depositan cierta cantidad de dinero. Estos están gestionados por gestores profesionales para obtener buenas rentabilidades. Así, cualquier particular es capaz de invertir en activos que de otra manera no podría ser posible. Por ejemplo, los fondos nos permiten invertir desde empresas españolas que están en el IBEX 35. Hasta en empresas asiáticas o en deuda de mercados emergentes.

Es la mejor alternativa para cualquier objetivo inversor incluyendo en muchos casos la inversión para la jubilación. Ofreciendo mayores rentabilidades medias que los planes de pensión, ofreciendo disponibilidad, y tributando únicamente de las ganancias al tipo mínimo de la escala. No hay necesidad de constituir una renta tras la jubilación para disminuir el efecto de la fiscalidad que es tributar de todo el capital constituido en planes de pensión. De manera general, los fondos pueden clasificarse entre:

  • Renta fija: Invierten en bonos y deuda.
  • Renta variable: Invierten en acciones de empresas.
  • Fondos mixtos: Invierten tanto en bonos como en acciones.
  • Fondos indexados: Reproducen el comportamiento de un índice bursátil determinado (p.e. IBEX 35, DOW JONES, etc.)

Cada fondo está pensado para un perfil de inversor determinado. Inversores más conservadores se decantarán por fondos de renta fija, donde la volatilidad está bastante controlada. En cambio, inversores que asumen mayores riesgos elegirán fondos de renta variable. Las oscilaciones del mercado pueden hacerles ganar más dinero, pero al mismo tiempo pueden perder grandes cantidades de dinero.

¿Y los fondos indexados?

Este tipo de fondos son los que os vamos a recomendar, ya que como reproducen el comportamiento de un índice bursátil, y los índices a largo plazo siempre suben, si realizamos pequeñas aportaciones periódicas podemos ganar buenas rentabilidades.

Qué es un ETF (Exchange Trade Fund)

Recordemos que un fondo de inversión indexado replica a un índice de referencia, por ejemplo al IBEX 35. Si queremos adquirir participaciones o reembolso de un fondo indexado será por un valor de liquidación único, al cierre o al inicio de la bolsa. Esta es una de las difierencias que se tiene con un ETF.

Un ETF o fondo cotizado es un híbrido que está a caballo entre un fondo de inversión y las acciones. El ETF estará formado por un paquete de acciones que estarán replicadas algún índice (IBEX 35, S&P500, etcétera).

Al igual que hacemos con los fondos de inversión, el ETF nos permitirá diversificar nuestra inversión y, a la vez se podrá vender o comprar en cualquier momento mientras las bolsa esté operativa. Esta es la una gran diferencia con el fondo de inversión.

Ventajas de un ETF
  • No hay inversión mínima
  • Diversificación: Un ETF al estar formado por un paquete de acciones que replique a un índice estarás comprando participaciones de las mejores empresas. 
  • Agilidad, flexibilidad y reducción de costes: Se puede comprar o vender participaciones en cualquier momento mientras la bolsa esté operativa. Todo esto nos ahorrará realizar un seguimiento constante de nuestra cartera para que replique el índice de forma constante y con los niveles de riesgo que queremos, esto lo realizará el gestor del ETF.
  • Bajas Comisiones: Las comisiones de un ETF acostumbran a ser de menos del 0,15%. 
Qué plataformas operan con ETF’s

Para contratar un ETF tenemos a…

DEGIRO

En DEGIRO podremos invertir en fondos de inversión, y en ETF’s.

Hay un listado con todos los ETF’s con COMISIONES GRATUITAS siempre y cuando la transacción sea superior a 1000€. Como inversores, nos tenemos que asegurar que escogemos dichos ETF’s en el mercado que no tiene comisión.

En nuestro caso, hemos apostado por esta alternativa.

RENTA4

Ocurre igual que el caso anterior, también podremos invertir en fondos de inversión y ETF’s.

Se podrán contratar más de 2.000 ETFs nacionales e internacionales con RENTA4, cotizados en la Bolsa española y en las principales Bolsas de Europa y Estados Unidos.

SELFBANK

En Selfbank se pueden invertir en más de 1.000 ETF’s. Las comisiones van desde 3,90€ el mercado nacional hasta 14,95€ para los mercados internacionales.

BANKINTER

En Bankinter se podrá invertir en más de 800 ETF’s. Las comisiones van desde 3,95€ para mercados nacionales hasta los 20€ para los internacionales.

ING DIRECT BROKER NARANJA

Una alternativa es el broker naranja, para operaciones de hasta 30.000€ nos cobrarán 8€. Si superamos ese capital, será de un 0,20%. Hay que tener en cuenta además tened en cuenta que también están los cánones de la bolsa y otros gastos de mercado. 

Interactive Brokers

Es un broker online estadounidense que permite invertir en productos financieros como: acciones, futuros, forex, fondos de inversión, etc.

Clicktrade

 ClickTrade es un bróker español supervisado y regulado por CNMV e inscrito en FOGAIN. De sus tarifas destacamos:

  • Coste único de 0,08% Acciones Bolsa Española, todo incluido con min. de 8 €. Cánones de Bolsa Incluidos

  • Custodia 0 €

  • Cobro de dividendos 0 €

  • Mantenimiento y cierre de cuenta 0 €

  • Sin cuenta mínima

Definir nuestra cartera de inversión RENTA VARIABLE VS RENTA FIJJA

Para responder a esta pregunta, obviamente, necesitamos un objetivo. No es lo mismo, invertir un dinero para asegurarnos nuestra jubilación y, que por tanto, no necesitaremos a corto plazo. O, invertir un dinero que sabemos que en el plazo de un año lo necesitamos de vuelta, por ejemplo, para la entrada de una hipoteca.

Si estamos en el primer grupo, y estamos mirando el largo plazo. En este caso, podremos asumir más riesgos, teniendo así más peso en Renta Variable (RV) que Renta Fija (RF).

LARGO PLAZO:

  • MAYOR PESO EN RENTA VARIABLE QUE EN RENTA FIJA
  • ASUMIMOS MAYOR RIESGO

Si en un año nos vamos a comprar una casa, y necesitamos 10.000€ para afrontar la entrada de la hipoteca, nos interesará tener más peso en Renta Fija (RF) que Renta Variable (RV).

CORTO / MEDIO PLAZO:

  • MAYOR PESO EN RENTA FIJA QUE EN RENTA VARIABLE
  • ASUMIMOS MENOS RIESGO

Resumiendo, si formamos una cartera con fondos de inversión con un porcentaje mayor en renta variable nos estamos exponiendo a un mayor riesgo. Necesitando años para recuperar parte del capital perdido en caso de una bajada generalizada de los mercados. De ahí la recomendación de saber exactamente para que queremos ese capital y cuando nos hará falta.

Respecto a la Renta Fija, hay variaciones pero no estamos asumiendo tanto riesgo como en el otro caso. Es decir, pues pongo el 100% en RF y dentro de un año lo recupero. Según el momento de la economía en que estamos, puede que no sea adecuado. Puede que tengamos que vender por debajo del valor de compra si los intereses han aumentado.

Pongamos como ejemplo que invertimos en Renta Fija (Bonos europeos; deuda europea).

COMPRA DE BONOS:

  • 100€ título durante 5 años
  • 5% INTERÉS

Han pasado 3 años y queremos realizar una inversión en otro tipo de activo y vamos a recuperar los 100€.

En el momento de la venta de Bonos, el tipo de interés ha aumentado, situándose en un 7%. Por tanto, si en el mercado secundario queremos vender nuestros bonos, nadie querrá bonos con un 5%, ya que los pueden obtener al 7%. Para vender nuestros bonos deberíamos bajar el precio de nuestro bono. Por tanto, ese aumento del 2% saldrá directamente de nuestro bolsillo.